COMPROMISO.
La palabra compromiso deriva del término latino compromissum y hace referencia a una obligación contraída o a una palabra dada. Por ejemplo: “Mañana a las cinco de la tarde pasó por tu casa, es un compromiso”. En ocasiones, un compromiso es como una promesa o una declaración de principios, como cuando el político afirma: “Mi compromiso es con la gente” o “He adquirido el compromiso de solucionar esta cuestión en el transcurso de la semana”.

Por otra parte, el concepto de compromiso también hace referencia a una dificultad: “Estoy en medio de un compromiso”. Otro uso de la palabra se relaciona con la promesa de matrimonio (“Nuestro compromiso fue en 1983”).
El compromiso también es la delegación que hacen los electores para proveer ciertos cargos eclesiásticos o civiles en uno o más de ellos, con el objetivo de que designen el que haya de ser nombrado.

En el ámbito del **derecho**, un compromiso o una cláusula compromisoria es una estipulación contenida en un contrato, a través de la cual las partes acuerdan someter a arbitraje las divergencias que deriven del cumplimiento o la interpretación de dicho contrato o de un testamento.
El término es utilizado para referirse a cualquier tipo de acuerdo en el cual las partes asumen unas obligaciones. Por lo tanto, un compromiso puede interpretarse como un contrato no escrito.

De esta forma, un compromiso es un sinónimo de acuerdo, aunque se refiere a la asunción de una obligación jurídica concreta y no al conjunto de derechos y deberes como un todo.





Jame Charlos Valvar Ovillaba
Animal Mendaz Tanque 6 Ciclo
compromiso.jpg